La miel es una sustancia espesa, pegajosa y muy dulce que elaboran las abejas con el néctar que liban de las flores. Contiene principalmente fructosa y glucosa, estos azúcares han sido pre-digeridos por las abejas, lo que los convierte en un tipo de azúcar que podemos digerir muy fácilmente.

Este alimento aporta una gran cantidad de energía, además de hierro, calcio,  fósforo, magnesio, sodio, y vitaminas B y K.

La miel de abejas en general tiene un rico sabor, pero el principal beneficio se encuentra en sus propiedades anti-bacteriales, anti-inflamatorias, antisépticas y calmantes.

Además de ser eficaz para tratar heridas de la piel, la tos y otras afecciones respiratorias, también tiene efectos calmantes para el cuerpo; la miel de abeja es conocida por sus beneficios en el tratamiento de alergias, reducción del colesterol, prevención de problemas de corazón y el estreñimiento debido a sus efectos laxantes.

Dos o tres cucharaditas al día de miel de abeja son la dosis perfecta para endulzar tus platos sin engordar. Recuerda que los beneficios de la miel se ven con el tiempo, y su uso frecuente es muy aconsejable.

Margarita Silva – Nutrióloga de Samba Smoothie