Siempre que nos hablan de antioxidantes nos acordamos de la vitamina C, la vitamina E y más productos captadores de radicales libres. Las recomendaciones de la OMS son tomar 5 porciones de fruta y verdura diarias. Algunas de las frutas más fáciles de comer y que nos aportan muchos nutrientes, son las bayas y otras frutas rojas.

La importancia de los Frutos Rojos en la dieta se ha comprobado científicamente. Estos contienen una importante cantidad de fito-nutrientes como poli-fenoles y antocinas. Por ejemplo, un bol de arándanos nos aporta una gran cantidad de vitamina C, minerales y fito-nutrientes y sólo tienen 83 calorías. La misma cantidad de grosellas, nos aportan las mismas vitaminas, minerales y nutrientes y tan sólo 44 calorías. Un bol de frambuesas aporta vitamina C y potasio, por sólo 64 calorías.

Los Frutos Rojos y otros ricos alimentos rojos o azules, poseen una sobrecarga muy importante de antioxidantes, aumentando los niveles de protección frente a la oxidación. En general cuanto más fuertemente pigmentado sea el fruto o vegetal, mayor valor nutrimental tiene. En particular los pigmentos intensos son signos de la presencia de poderosos antioxidantes como las antocianas.

FRUTOS-ROJOS-Y-AZULES1Las antocianinas y otros extractos de los Frutos Rojos han demostrado que son muy activos protegiendo los vasos sanguíneos y el sistema neurológico. Tienen gran capacidad para reducir la inflamación, son protectores frente a alergias y hasta algunas enfermedades consecuencia de la edad, Protegen los vasos sanguíneos ayudando a reducir la presión arterial y ayudan a disminuir el colesterol y a proteger en general el sistema cardiovascular. Tomando regularmente estos frutos protegemos nuestras células frente al almacenamiento diario de los radicales libres y fortalecemos nuestro cuerpo, estimulando nuestras defensas, frente a enfermedades y problemas cardiovasculares, disminución cognitiva o degeneración macular.

Fuente: Revista Hola